Los arcos del Mercado Victoria y del Palacio Municipal de Teziutlán, Puebla: Patrimonio en riesgo

La belleza arquitectónica de los arcos del mercado Victoria y del palacio municipal de Teziutlán, Puebla, quedó recientemente al descubierto para maravilla de sus habitantes, pues con motivo de ciertos proyectos municipales, se desalojaron a los comerciantes que ocupaban el espacio conocido como “Techumbre”, dando así la posibilidad a los transeúntes de admirar los arcos tanto del citado mercado Victoria, como del palacio municipal.

Situación original

Según algunas notas periodísticas (que se pueden consultar aquí, y aquí), el mercado Victoria se inauguró en 1945 (1943, de acuerdo al alcalde teziuteco) , gracias al general Manuel Ávila Camacho, originario de Teziutlán y que entonces era presidente de la República Mexicana.

El archivo histórico municipal, aunque ordenado y catalogado, según palabras del secretario del ayuntamiento de la actual administración (2018-2021), se encuentra también cerrado al público, motivo por el que no pueden realizarse mayores pesquisas respecto al origen de este importante inmueble que da identidad a Teziutlán.

A pesar de lo anterior, pueden encontrarse en internet unas cuantas fotografías que dan cuenta de la arquitectura original del Mercado Victoria, así como de los espacios que lo rodeaban. A saber, un corredor o andador que lo separaba del palacio municipal, y que conectaba a la calle Lerdo con la calle Allende. Este espacio es el hoy conocido como “Techumbre” o “Mercado Techumbre”.

Además de este espacio, al frente del mercado (si lo vemos desde el sur, es decir, desde el parque municipal) puede también apreciarse otro espacio que entonces fue usado como una especie de parque o paseo pequeño, como queda demostrado en las fotos de abajo:

Foto antigua del Mercado Victoria, de Teziutlán, Puebla, visto desde el sur. Se aprecia la arquería de sus costados sur y oriente. Este último hoy ocupado por comerciantes y conocido como "Techumbre".
El Mercado Victoria de Teziutlán. Se aprecian las arquerías de sus costados sur y oriente. Este último es el que hoy se conoce como “Techumbre” y se encuentra sujeto a “remodelación” por parte del gobierno municipal.
Foto antigua del Mercado Victoria, de Teziutlán, Puebla, visto desde el sur. Se aprecia la arquería de su costado sur, así como una parte de la arquería norte del palacio municipal.
Mercado Victoria de Teziutlán. Se aprecia la arquería de su costado sur y una pequeña porción de la arquería norte del palacio municipal.

A continuación, comparto algunas fotos que mi amigo José R. Hernández tuvo la amabilidad de enviarme, y que muestran más ángulos de la situación del andador entre el mercado y el palacio antes de ser ocupado por comerciantes:

Los arcos del Mercado Victoria y del Palacio Municipal de Teziutlán,Puebla
“Panorámica central”. Fotografía tomada desde los altos del mercado Victoria. Se aprecia la plazuela a su costado, el palacio y el parque municipal, así como la catedral.
Los arcos del Mercado Victoria y del Palacio Municipal de Teziutlán,Puebla
Soberbia toma del mercado desde la calle Allende. Se aprecian los arcos con techo de teja.
Los arcos del Mercado Victoria y del Palacio Municipal de Teziutlán,Puebla
Toma desde el parque del palacio municipal. Se aprecia su arquería y el espacio del andador y de la plazuela a un costado del mercado Victoria
Los arcos del Mercado Victoria y del Palacio Municipal de Teziutlán,Puebla
Otra soberbia toma, está vez aérea (y no con drone, como se ve mucho en este sitio), se aprecia todo el centro histórico de Teziutlán y, claro, el espacio libre entre el mercado Victoria y el palacio municipal.
Los arcos del Mercado Victoria y del Palacio Municipal de Teziutlán,Puebla
La descripción reza: “Vista aérea donde se distingue parte trasera de Palacio Municipal y su costado poniente y la parte superior derecha de esta foto se distingue la excavación de lo que sería posteriormente el centro comercial ‘La Perla'”.

Situación actual

En los años posteriores, el espacio del andador que separaba al Mercado Victoria del palacio municipal y que iba, como se dijo, de la calle Lerdo a la de Allende, fue siendo ocupado por comerciantes que, con el paso del tiempo, denominaron a este espacio como “Techumbre” o “Mercado Techumbre”.

Con esta acción, la visibilidad de las arquerías del mercado y del palacio quedaron ocultas, así como ocupado el espacio para el libre tránsito peatonal.

Hasta hace poco, que la administración municipal en turno, en acuerdo con los comerciantes del “Techumbre”, decidieron desalojar dicho área para ejecutar un proyecto urbano.

Esta acción dejó al descubierto la belleza arquitectónica de las arquerías tanto del Mercado Victoria como del palacio municipal, como se aprecia en las fotos de abajo, afectadas ya por la destrucción ocasionada de las obras ya iniciadas.

arqueria de mercado en obras
arqueria de mercado en obras
arqueria de mercado en obras con tractor al frente
arqueria de mercado y palacio municipal en obras
foto aérea de arquería de mercado en obras
foto aérea de arquería de mercado en obras

el Proyecto municipal

El proyecto que el municipio ha dado a conocer a través de las redes sociales consta de dos “planes”. El plan A, que consiste en la edificación de un mercado en este corredor, encima del cual se construirían ochenta cajones de estacionamiento, que luciría más o menos como lo muestra la imagen a continuación (lo que me parece un despropósito):

Fuente: Redes sociales

Ya que el INAH puede echar abajo el plan A debido a que, como se ve en la imagen superior, se perderían las arquerías tanto del mercado como del palacio, así como el corredor que comunica a las calles Lerdo y Allende, fue que se presentó el plan B.

Dicho plan tiene la bondad de no tocar las arquerías mencionadas, y se recuperaría el espacio correspondiente al corredor para uso y disfrute de la ciudadanía. Los comerciantes también saldrían beneficiados, pues debajo del citado corredor, se construiría una suerte de plaza comercial (al estilo de “La Perla”, ubicada debajo de la plaza cívica de esta ciudad).

De esta manera, no sólo conservarían sus puestos de trabajo, sino que los renovarían en un espacio más propicio para su quehacer comercial. El ayuntamiento presentó un video de cómo se vería este plan B una vez concluída la obra.

Intereses económicos

Los citados planes fueron expuestos ante los comerciantes del “Techumbre” a quienes, después de haber escuchado los pros y contras de ambas alternativas, se les pidió votar por uno u otro plan.

A pesar de habérseles expuesto las dificultades del plan A, y las bondades del plan B, la mayor parte de los comerciantes se decantaron por la primera opción, sin importar las afectaciones que se ocasionarían al patrimonio cultural y arquitectónico de Teziutlán.

Lamentable fue también que, a pesar de haber admitido que el INAH veía con mejores ojos el plan B, el alcalde se comprometiera a buscar la manera de sacar adelante la primera opción, contratando para ello a un especialista que pudiera rebatir los argumentos impuestos por el INAH para no aprobar la ejecución de una obra que pone en riesgo una edificación que si data de 1943 como asevera el alcalde, va ya para las ocho décadas de antigüedad.

Ante tal respaldo, los comerciantes no dudaron en apoyar y dar muestras de confianza al alcalde teziuteco.

Es sin duda comprensible que los comerciantes antepongan sus intereses económicos a cualquier otro. ¿Pero hacerlo atentando contra el patrimonio cultural y arquitectónico de una sociedad?

Desconozco el tema de los intereses económicos que se estarían tocando de realizarse o no, el proyectado centro comercial “Los Portales”, pero resulta claro que la situación pecuniaria es central. Lo anterior sin mencionar ciertas pugnas entre familias propietarias de numerosos locales del “Techumbre”, ni ciertos antecedentes.

Patrimonio

Ahora, se ha dicho que los edificios en cuestión no son históricos por haber sido levantados durante el siglo XX, y que esa es justificación suficiente para poder modificarlos o, incluso, derribarlos.

Aunque es cierto que según los lineamientos del INAH sólo se consideran a las estructuras del siglo XIX y anteriores como edificios históricos, también es cierto que el patrimonio cultural y arquitectónico no tiene que ser forzosamente de la época decimonónica o anterior a ella.

Prueba de ello es que en el mismo Manual de Procedimientos Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles, se hace mención de que, “para definir una ‘Política Nacional de Conservación de Monumentos’, debe seguirse la siguiente consideración:

“Los monumentos son objetos de utilidad social porque representan valores con los que los grupos sociales logran su identificación. Es por esto que en la definición de los monumentos de una población se deben considerar los que son significativos para sus habitantes de acuerdo con la historia local”.

Más todavía, el INAH no es la autoridad suprema para dirimir sobre lo que es o no, un monumento histórico, pues México se encuentra incluido en un marco de normatividad internacional establecido, fundamentalmente, por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la ciencia y la Cultura), así como por otros organismos gubernamentales de los que México es miembro.

Un ejemplo de lo anterior es la Carta de Venecia (1964), que en su artículo primero menciona que: “La noción de monumento comprende no solamente la creación arquitectónica aislada, sino también el marco en donde está insertado. El monumento es inseparable del medio en donde está situado y de la historia de la cual es testigo. Se reconoce desde luego un valor monumental tanto a los grandes conjuntos arquitectónicos como a las obras modestas
que han adquirido con el tiempo una significación cultural y humana”.

Teniendo en cuenta las consideraciones expuestas, creo que sería correcto afirmar que la estructura arquitectónica conformada por los arcos tanto del Mercado Victoria como del palacio municipal, son monumentos históricos, patrimonio cultural, social y arquitectónico de una sociedad particular, la teziuteca, y una general, la mexicana.

consideraciones finales

Foto aérea, edificios públicos, parque, atrio, iglesia, catedral
Fotografía aérea que muestra una vista general del centro histórico de Teziutlán y, al centro, las obras que sea realizan en el andador ubicado entre el mercado Victoria y el palacio municipal.

El avance de las sociedad y la aparición de diferentes necesidades, especialmente las de índole económico y comercial, es ineludible. Los gobiernos municipales tienen el deber de atender los apremios de los diversos sectores de la población que gobierna, como en este caso el de un grupo de comerciantes, pero también es su obligación conciliar esos intereses económicos, con los patrimoniales, culturales y arquitectónicos, que pertenecen a la sociedad en su conjunto, y de los que se beneficia.

Como historiador, encuentro perturbador que el ente encargado de proteger los intereses de la sociedad a la que representa y gobierna, sea la autora de la modificación y destrucción de su propio patrimonio. El deseo del alcalde de mejorar la situación de los comerciantes tantas veces citados es más que loable, pero hacerlo afectando el patrimonio de la sociedad en su conjunto, provoca que tal esfuerzo aparezca ante los observadores como una acción poco (¿o demasiado quizás?) consciente, susceptible a una serie de interpretaciones, no todas ellas positivas.

Habría que recordar a los tomadores de decisiones lo que se concluyó en el Encuentro de Directores de Centros de Conservación de América Latina y el Caribe, realizado en 1992 en Caracas, Venezuela: “el desconocimiento de los bienes culturales que integran el patrimonio de una comunidad significa un riesgo cierto al deterioro y pérdida del mismo”.

Para terminar, cabe destacar que, al menos hasta el momento en que se publican estas letras, la obra no había sido autorizada por el INAH (ni por ningún otro organismo), motivo por el que es válido cuestionarse el por qué siguen llevándose a cabo trabajos en las arquerías. Como muestra, las fotos arriba expuestas, así como un video que podrán apreciar aquí abajo, que posiblemente muestre la última vez que podamos ver este espacio desocupado, así como las ya multicitadas arquerías:

SÍGUENOS Y PARTICIPA

¿Qué opinión te merece el proyecto del gobierno municipal de Teziutlán 2018-2021? Déjanos tus comentarios y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales.

¡CONOCE MÁS LUGARES!

Basta con que hagas click en cualquiera de las imágenes de abajo, que te llevarán a otras publicaciones sobre atractivos, tanto naturales como culturales y arquitectónicos, de Veracruz, Puebla y toda la región de la sierra – costa.

banner explorando puebla
banner explorando veracruz
Luis I. Sánchez on FacebookLuis I. Sánchez on InstagramLuis I. Sánchez on TwitterLuis I. Sánchez on Youtube
Luis I. Sánchez
CEO at FotoMedia
Historiador, docente, fotógrafo, filmmaker, piloto de drone, creador y gamer empedernido. Apasionado de la tecnología. Chavo-ruco resignado.

5 thoughts on “Los arcos del Mercado Victoria y del Palacio Municipal de Teziutlán, Puebla: Patrimonio en riesgo

  1. Mi nombre es Manuel Melgarejo Rico, vivo en Hueytamalco, pero de niño vi esos edificios y la calle o andador, a mi me encantaría que se procediera el plan b, eso embelleceria a la Perla Serrana, por que es de todos (así lo considero)

    1. Coincido totalmente contigo, Manuel. Ojalá que si realmente llevan a cabo alguna obra, sea, como usted plantea, el “plan B”, pues ese espacio efectivamente nos pertenece a todos. Ya veremos qué decisiones toma la administración municipal. Saludos y gracias por su comentario.

  2. ESTAMOS EN UN MOMENTO HISTÓRICO EN EL CUAL EL PLAN B DEBE PREVALECER. ES MÁS, EL ACTUAL PRESIDENTE MPAL. ESTARÍA A LA ALTURA DE LO QUE SIEMPRE A MOSTRADO, RESCATAR Y CONSERVAR NUESTRO CENTRO HISTÓRICO. DEBEMOS PARTICIPAR Y SOMETER LOS DOS PROYECTOS A UNA CONSULTA CIUDADANA Y QUE EL PUEBLO DECIDA.

    1. Coincido totalmente. Dado que el patrimonio que pretende afectarse no es propiedad sino de la sociedad en su conjunto, es la sociedad quien debe decidir sobre su destino, teniendo en cuenta que la conservación es lo más importante.
      Gracias por tu comentario, Jorge. Saludos cordiales.

  3. lo que es cierto que el Mendigo pseudo Alcalde es un hijo de la chingada, que siempre ha hecho lo que ha querido… mendigo ratero a costa de los teziutecos…
    Lo que menos le interesa a ese hombre es el bienestar de los teziutecos.. ya se le olvido como llegó a Teziutlán?
    En fin hasta que nadie se una y alce la voz, que nos sigan pisoteando!

Deja un comentario